Descripción del proyecto

Fermax apoya la actividad del artista urbano Felipe Pantone durante 2017

Abstracción matemática, tecnología inmersa en la vida cotidiana y color. Con esos tres ingredientes fundamentales y sin salirse de la estética del grafitti, el artista urbano Felipe Pantone ha creado un lenguaje personal y una obra de enorme atractivo con la que está conquistando tanto los espacios urbanos más vanguardistas como las mejores galerías del planeta. Durante este año 2017, Fermax le apoyará en un interesante listado de proyectos que lo llevarán por hasta seis países.

Este pasado mes de marzo, Felipe Pantone pintó en Lisboa, invitado por el festival LisbonWeek, comisariado por la Galería Underdogs ,  el que por el momento es el mayor mural de su carrera. Se trata de una imponente fachada de 17 plantas y 45 metros de altura que el artista ha cubierto con una paleta de colores ordenados, como si se tratara de los píxeles de una pantalla.

Ha sido un arranque espectacular para una temporada en la que Pantone va a recorrer, con el apoyo de Fermax, seis países en los que realizará diversas intervenciones de gran formato. En su programación se encuentran, entre otros, un proyecto para Hasselt (Bélgica) en el mes de mayo y, ya en junio, el interior de un garaje de dos plantas en la localidad francesa de Saint Gervais. Y seguirá sumando alrededor del mundo gracias a una temática que resulta perfectamente adecuada al ámbito urbano y que tiene una aceptación casi universal: la velocidad, las actividades desechables o la modernidad líquida.

Invitado desde hace varios años por ciudades como Tokio, Ciudad de México, París, Las Vegas o Bangkok y disfrutando de encargos realizados por marcas como Nike o Red Bull, Felipe Pantone ha mostrado una trayectoria vertiginosa que lo ha llevado desde las calles de Valencia a los muros de medio mundo en un tiempo récord. Irónico y conceptual, colorista y obsesivo, este hombre cuya obra se aprecia cada día más tiene, sin embargo, un rostro desconocido. Ni fotografías ni vídeos. Toda una tradición en los artistas urbanos.

Con el apoyo a este valenciano de adopción, Fermax continúa su apuesta por el arte urbano, una línea de trabajo que inició cuando convirtió sus instalaciones centrales de Valencia en un gran mural de 1.600 m2. Desde entonces, y al tiempo que su edificio corporativo se convertía en punto de referencia internacional para todos los amantes del street art, la empresa ha ido integrando en su estrategia de marca el apoyo a un arte como este, con un enorme poder de transformación social.

VIDEO GARAJE SAINT GERVAIS